Durante este periodo de cuarentena, confinamiento y/o distanciamiento físico los y las adolescentes se han visto afectados por el distanciamiento social, se han sentido alejados de sus amigos, han suspendidos sus actividades relacionadas con el ocio, postergando actividades académicas, sociales, recreativas generando en ellos frustración e incertidumbre.

El informe de la Alianza para la protección de la niñez y adolescencia en la acción humanitaria (2019), describe los riesgos a los que se exponen los memores durante los brotes de enfermedad infecciosas, incluido el COVID-19, encontrándose el estrés psicosocial y los problemas psicológicos (ansiedad, cambios en su estado de ánimo).

El confinamiento en el hogar ha tenido su impacto en el bienestar físico y psicológico de niños y adolescentes (Brazendale et al., 2017; Brooks et al., 2020). La pérdida de sus hábitos, cambios en su rutina y el estrés psicosocial son los reportes del impacto psicológico de la cuarentena por COVID-19 en niños de China (Wang, Pan, et al., 2020, Zhanget al.,2020), el cambio de sus actividades de ocio activo al de ocio pasivo, sedentario y mayor uso de pantallas origina problemas físicos, cansancio etc.

Las investigaciones realizadas por González (2015), Rodríguez y Agulló (2008) en España; Fernández (2012) y Moraga (2011) en Chi­le; Huertas, Caro y Vásquez (2008) en Colombia, concluyen que se ha incrementado en los adolescentes y jóvenes universitarios, el ocio pasivo y/o audiovisual como navegar por internet, chatear, mensajearse, escuchar música y ver películas por internet; en comparación al ocio deportivo, que implica hacer deporte, ejercicios; al ocio con el componente social que significa compartir con la familia, amigos y al ocio cultural orientado a la lectura, leer revistas y realizar actividades artísticas. Ante esta situación de cuarentena y pandemia se recomienda diseñar una rutina que posibilite una buena psico higiene mental, en esta rutina se debe establecer actividades de ocio saludable tomando en cuenta el ocio digital o tecnológico ya que es muy atractivo para las y los adolescentes.

Frente a esta realidad se puede afirmar que las nuevas formas de ocupación del tiempo libre de los adolescentes están marcadas por el ocio digital, la tecnología, por ello surge la necesidad de reflexionar acerca de las actividades de educación en el uso del tiempo libre.

Proponemos algunas pautas para el uso adecuado del tiempo libre, durante esta pandemia, las mismas que pueden ser útiles en otras condiciones, estas pautas descansan sobre un ambiente familiar en la cual se respire confianza y se muestre empatía, para que todos los integrantes puedan expresar sus inquietudes y plantear su punto de vista y así se puedan entender sus necesidades y acompañarlos de acuerdo a su nivel de madurez y etapa de desarrollo en la cual se encuentran y acceder a las actividades de ocio que les genere disfrute.

A continuación, proponemos las siguientes actividades de ocio las cuales son flexibles y adaptadas de acuerdo a las motivaciones e intereses de los adolescentes y jóvenes:

I.- Diseñar una rutina flexible y adaptada a las características del o la adolescente

Gestionar en la rutina diaria espacios saludables para el tiempo libre, conciliar tus actividades básicas y principales con el tiempo para las actividades de ocio.
Reflexionar como utilizar y emplear el tiempo libre y si esta implica descanso, confort mental, emociones positivas de disfrute.
Mantener un horario de actividades que funcione con el aprendizaje virtual. Las actividades de aseo, alimentos, descanso y recreo deben mantenerse en un horario señalado.
Desarrollar estrategias que compaginen el uso del tiempo libre con otras actividades, evitando estar conectado con el Internet y así diferenciar las diferentes actividades de ocio.
Tener una actitud flexible para el cambio de actividades, no es saludable conectarse a todas horas en las redes, ello nos ayuda una higiene mental. Respetar los horarios de las actividades básicas y evitar dejarnos llevar por impulso para la conexión con las redes sociales.
Gestionar adecuadamente el tiempo libre, incorporando actividades de ejercicio, lectura, actividades recreativas como juegos de mesa y el uso de las tecnologías de información y dispositivos electrónicos.
Utilizar adecuadamente las tecnologías que acompañe el crecimiento, intereses y relaciones fuera y dentro de la red aún en estas condiciones de pandemia.
Considerar los “tiempo de inactividad”. El adolescente anhela sus espacios privados para conectase con sus amigos y alivie su sensación de aislamiento.

II.- Actividades de ocio focalizado

Ocio deportivo

Caminar o correr teniendo en cuenta las reglas del distanciamiento social
Haga ejercicio por video, utilizando los espacios en casa.
Participar en actividades de yoga, baile u otras que implique actividad y movimiento del cuerpo.
Ocio con el componente social

Actividades relacionadas con la familia, como organizar las fotos de la familia o reconstruir la historia de la familia mediante diálogos interactivos.
Mirar películas o programas de televisión en familia o con amigos de forma virtual.
Actividades en familia que impulsen el trabajo colectivo, la creatividad, el diálogo como de arreglar, construir, armar objetos de la casa.
Compartir juegos de mesa, juegos de conocimiento, juegos de cartas en familia
Ocio digital

Crear un blog sobre experiencias del COVID-19
Visitar las bibliotecas virtuales donde puede encontrar de libros digitales, audio-libros y grabaciones musicales.
Participar en recorridos virtuales, por museos, parques, ciudades motivantes para conocer.
Conectarse con sus amigos.
Participar en juegos en red considerando horarios.

0
0
0
s2smodern