El uso constante de Instagram exacerba las inseguridades en los adolescentes usuarios, reveló un informe interno de Facebook de 2020.

En clase, en el transporte, en salas de espera, en medio de juntas kilométricas: casi como reflejo, abrimos las redes sociales. Si no es por los anuncios pagados de ciertos influencers, la presión se siente con las publicaciones, videos e instagram stories de nuestros amigos cercanos y de las cuentas que seguimos. Ahí están: cuerpos que parecen cincelados a detalle, tomando el sol en los hoteles más caros en destinos de ensueño. Mientras tanto, sólo podemos ver la pantalla del celular desde casa.

Aunque claramente la foto está editada, de bote pronto, los filtros importan muy poco. Ver  mujeres con el abdomen perfectamente plano, piernas fuertes y sin ‘gorditos’ en la espalda es duro. Parece que en ellas no existe una gota de grasa, que todo está en su lugar. De pronto, el propio cuerpo se siente ajeno, disfuncional, roto. Facebook sabe que este fenómeno existe: según un informe interno de la empresa en 2020, Instagram compromete la salud mental de las adolescentes.

Un informe hecho a un lado

instagram adolescentes
Foto: Getty Images

El algoritmo que rige Instagram está diseñado para que, cada vez con más fuerza, los usuarios utilicen más la aplicación. Con base en una observación detallada de las búsquedas, likes e interacciones de cada persona, la red social elige el contenido que garantizará más tiempo en pantalla, especialmente por parte de los jóvenes.

De acuerdo con un reportaje de The Wall Street Journal, más del 40% de los usuarios de Instagram son adolescentes de 22 años o menos. Sólo en Estados Unidos, por ejemplo, la mitad de los jóvenes prefieren utilizar esa red social que Facebook. Entre tanto, comparan su realidad con las ‘vidas perfectas’ de las cuentas que siguen:

“El 32 % de las adolescentes dijeron que cuando se sentían mal con sus cuerpos, Instagram las hacía sentir peor”, dijeron los investigadores en una presentación de diapositivas de marzo de 2020, revisada por el diario estadounidense. “Las comparaciones en Instagram pueden cambiar la forma en que las mujeres jóvenes se ven y se describen a sí mismas”.

A pesar de que Facebook está al tanto de estas consecuencias en la salud mental de las usuarias adolescentes, la empresa ha guardado silencio en este respecto. Aún más, Mark Zuckerberg, en una audiencia con el Congreso en marzo de 2021, aseguró justamente lo contrario cuando se le abordó al respecto: “La investigación que hemos visto es que el uso de aplicaciones sociales para conectarse con otras personas puede tener beneficios positivos para la salud mental”.

Internamente, el fundador de Facebook tenía conocimiento de datos contrarios.

Distorsión de la realidad

 
instagram adolescentes
Foto: Getty Images

A partir de grupos focales, encuestas en línea y estudios diarios entre 2019 y 2020, Facebook detectó esta tendencia, para entender cómo era la interacción en tiempo real de los usuarios en rangos de edad distintos. La presión por verse perfectas aumentó considerablemente entre las usuarias menores a 22 años, que consistentemente intentan parecerse a las mujeres que siguen.

Entre las afecciones que Instagram genera en adolescentes, la dismorfia, la depresión y la ansiedad destacan por mayor índice de incidencia. A pesar de la visión profunda que Facebook como empresa tiene de las consecuencias negativas en la salud mental de los usuarios jóvenes, realmente se ha hecho muy poco para contrarrestarlas.

Además compararse a sí mismas con ciertos modelos de vida ficticios, las adolescentes objetivizan el cuerpo de las otras mujeres y el suyo propio, según lo explica Christia Spears, psicóloga de la Universidad de Kentucky. En lugar de ver personas en fotografías y videos, se acostumbran a consumir ese contenido compasivamente, como si estuvieran viendo cosas y no personas.

¿Cuáles son las consecuencias del consumo excesivo de Instagram en adolescentes?

Instagram adolescentes
Foto: Getty Images

Aunque las personas sabemos que la realidad que se publica en las redes sociales está distorsionada, el primer instinto de las personas jóvenes es comparar su cotidianidad con las vidas aparentemente prístinas de las personas que siguen en redes sociales. Al respecto, la Clínica Mayo publicó algunas consecuencias del consumo excesivo de Instagram por adolescentes:

  • Interrupción del sueño por mirar Instagram en la noche
  • Ansiedad generada a partir de la presión social
  • Distracción generalizada por visitar las redes sociales mientras se hace otra cosa
  • Riesgo considerable de depresión clínica

Dado que los jóvenes reportan entrar a la aplicación varias veces al día, las consecuencias de Instagram en adolescentes de todo el mundo se extienden en silencio. Con los encierros obligatorios durante la pandemia, quienes sí observaron las medidas sanitarias con más rigor resintieron aún más las consecuencias de mirar a otros salir de vacaciones en Instagram. Quitar el número de likes en algunas cuentas resulta, en este contexto, una medida paliativa contra lo que podría parecer un mal de época.

Fuente:https://www.muyinteresante.com.mx/sociedad/un-informe-de-facebook-demostro-que-instagram-genera-dismorfia-y-depresion-en-adolescentes/ 

0
0
0
s2smodern

Login Form