Hoy 17 de Mayo, en el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia[1] organizaciones de la sociedad civil, agencias internacionales e instituciones miembros de la Mesa de Género y Migración hacen un llamado a la sociedad mexicana a ser solidaria con los migrantes y con quienes han tenido que dejar sus países debido a la violencia y discriminación por su orientación sexual e identidad de género. Un llamado a garantizar justicia y protección para todas y todos.

En este contexto desde la Mesa de Género y Migración manifestamos serias preocupaciones por los altos índices de violencia que se registran contra personas LGBTI, o aquellas personas percibidas como tales, en los países de Centroamérica y a lo largo de las rutas migratorias en México. Cada año, cientos de personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) de Centroamérica y otras regiones son discriminadas, violentadas y forzadas a huir por el hecho de existir, por ser quienes son. Estas personas llegan a México en busca de un lugar seguro y desde la Mesa de Género y Migración, queremos reconocer la importancia de las redes de apoyo y las comunidades que brindan protección a las personas LGBTI refugiadas, solicitantes de asilo, desplazadas internas, migrantes y apátridas.

Al respecto, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados Filippo Grandi, ha hecho hincapié en que las personas refugiadas y desplazadas internas LGBTI suelen enfrentar serios desafíos a la hora de buscar seguridad y protección en sus países de origen y asilo. “Es esencial que creemos espacios seguros para solicitantes de asilo y refugiados LGBTI de forma que no se sientan forzados a ocultar su orientación sexual o identidad de género para estar protegidos” afirmó el Alto Comisionado. Por su parte, el Director General de la OIM, António Vitorino señala que “las desigualdades profundamente arraigadas y la estigmatización de las personas LGBTI, tan prevalentes en diversas partes del mundo, obligan a muchas de ellas a emigrar lejos de sus comunidades a menudo corriendo riesgos inimaginables en el proceso”. Por ello, en cumplimiento de sus obligaciones internacionales los Estados deben proteger a migrantes y refugiados LGTBI y fomentar condiciones dignas para su integración.

Es necesario que las personas migrantes y refugiadas LGTBI reciban servicios adecuados y no discriminatorios que consideren sus características y necesidades específicas. Además, se requieren entornos seguros y acogedores para que tengan confianza para compartir sus preocupaciones. La discriminación que sufren las personas LGBTI está profundamente enraizada y es fomentada por estereotipos culturales, reglas discriminatorias y políticas violatorias de los derechos humanos. La protección de la vida digna en su caso se basa en el respeto a su derecho a expresar y ejercer libremente su orientación sexual e identidad de género.

Para la Mesa de Migración y Género, que busca fortalecer la atención a migrantes, solicitantes de asilo y personas refugiadas desde la perspectiva de género; combatir la homofobia, la lesbofobia, la transfobia y la bifobia es especialmente relevante. Consideramos que las personas migrantes y refugiadas LGBTI deben tener acceso igualitario a derechos, ser protegidas y acceder a justicia y apoyo en situaciones de violencia y discriminación. Para ello invitamos a promover la creación de espacios seguros de participación y protección, procedimientos adecuados y comunidades libres de discriminación y desigualdad; de tal forma que no se sientan forzados a ocultar su orientación sexual o identidad de género para estar protegidos.

0
0
0
s2smodern

Login Form