* Las personas de mayor riesgo son las de menores de cinco años y mayores de 60 años de edad.

La Secretaría de Salud del estado de Querétaro informa que las Infecciones Respiratorias Agudas (IRAS) constituyen un grupo de enfermedades que se producen en el aparato respiratorio, causadas por microorganismos como virus y bacterias, que comienzan de forma repentina y duran menos de dos semanas.

Se pueden presentar en todas las personas, sin embargo, los grupos de mayor riesgo son: los menores de 5 años y adultos mayores de 60 años.

En Querétaro, en las instituciones de salud del sector público, las IRAS presentaron un leve descenso del -1.31%, con relación al número de casos presentados entre 2017 y 2018. Y de -2.51%, comparando el número de casos en las primeras semanas de 2018 y 2019.

Los municipios con mayor tasa de infecciones respiratorias agudas en 2018 fueron: San Joaquín, Peña Miller y Arroyo Seco.

Por otro lado, los casos por neumonía presentaron un descenso más considerable, de 15.2% entre 2017 (mil 946) y 2018 (mil 650).

En las niñas y niños menores de 5 años vigilar las siguientes señales de alarma:
 Aumento de la frecuencia respiratoria o respiración rápida
 Las costillas se le hunden al respirar.
 Ruidos extraños al respirar o le silba el pecho.
 No quiere beber o comer y vomita todo.
 Fiebre, que no cede con la administración de medicamentos.
 Irritabilidad
 Decaimiento y somnolencia.
 Ataques o convulsiones.

En la etapa escolar, adolescente y adulta, los signos de alarma son: dificultad para respirar, al respirar o toser presenta dolor en el pecho, decaimiento o cansancio excesivo, fiebre mayor de 38.5 grados Celsius, durante más de dos días.

Para prevenir infecciones respiratorias agudas se aconseja: evitar el contacto con personas enfermas. Los enfermos deben utilizar tapabocas y mantener las manos limpias con un correcto lavado de manos con agua y jabón.
En bebés de menores de seis meses, suministre leche materna en mayor cantidad. Si el niño tiene seis meses o más, proporcione alimentos recién preparados, de alto contenido nutricional y energético (frutas, verduras y carnes), y ofrecer leche materna.

Asimismo, se debe evitar contacto con fumadores. En menores de edad o en personas con alguna discapacidad motora, mantenga las fosas nasales permeables. En lo posible, aplique con frecuencia solución salina por ambas fosas nasales limpiando las secreciones, y en forma posterior, realizar el lavado de manos con agua y jabón.

Evite cambios bruscos de temperatura. Abríguese adecuadamente, utilizando la técnica de capas. Cuando el niño se exponga a cambios bruscos de temperatura, protéjalo y cúbrale la nariz y la boca.

Es importante no suministrar medicamentos, antibióticos o jarabes para la tos, a menos que sean indicados por el médico. Ventile a diario la casa y habitación de los enfermos.

Verifique que el esquema de vacunación (niños, niñas, escolares y adultos) esté completo de acuerdo a la edad.

La clave para controlar la enfermedad es la hidratación y evitar complicaciones. Ante la presencia de cualquier síntoma acuda de inmediato a valoración médica.

0
0
0
s2smodern

Login Form