Un estudio de la Profeco determinó cuáles son las marcas de jamón que cumplen con lo que presumen en el etiquetado.
En este regreso a clases, las madres y los padres de familia recurrirán a comprar productos como el jamón y así elaborar el sándwich o torta que loes estudiantes consumirán durante el recreo. No obstante, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) advierte que hay marcas que incumplen con el porcentaje de carne que anuncian o infringen otras normas de etiquetado.
Profeco también exhibió 10 marcas de salchichas que son más agua que carne, y los jamones que se comercializan en tiendas o supermecados mexicanos no se quedan atrás, pues contienen menos carne de que la ponen en su empaque, menos producto o hasta omiten información importante para que los consumidores tomen una buena decisión a la hora de comprar.
¿Qué jamones incumplen normas, según la Profeco?
De acuerdo con el estudio realizado por el laboratorio de Profeco, existen marcas que incumplen con el porcentaje de carne que debe tener un jamón para ser considerado como tal, este es el caso de la marca Galy que sólo tiene 51.5 por ciento de carne, mientras que el mínimo establecido es de 55 por ciento.
En el caso de marcas como Duby o Sparta, Profeco detectó que añaden menos carne de la establecida en la norma NOM-158-SCFI-2003... o añaden otro tipo de carnes, como pollo, con lo que no deberían llamarse jamón, ya que este producto es elaborado con cerdo (en un 55 por ciento) y pavo (en un 45 por ciento).
Marcas de jamón que fueron 'reprobadas' por Profeco:
Galy-jamón cocido de cerdo: contiene menos carne de la requerida.
Bafar-jamón de pavo: tiene 4.6 por ciento menos producto.
Bafar-jamón cocido de pavo: tiene 4.7 por ciento menos producto.
Lala Plenia-jamón virginia de pavo: no contiene el porcentaje de proteína de soya que añade.
Duby-jamón cocido de pavo: contiene menos carne de la requerida.
Sparta-jamón cocido de pavo: contiene pollo y no debería llamarse jamón.
Existen marcas de jamón, sobre todo las más comerciales, que adicionan soya, pero conservan el porcentaje de pavo o res requerido por las normas oficiales, por ejemplo: Fud, Capistrano, D´Héctor, Galicia, Kir, Zwan, entre otros. La marca San Rafael agrega almidón y no lo advierte en su etiqueta, según el análisis publicado en La Revista del Consumidor de agosto 2020.
¿Qué recomendaciones da Profeco para comprar jamón?
La primera sugerencia que da dicho organismo es detectar que los jamones no contengan gluten, lácteos o soya, debido a que existen personas alérgicas a estos ingredientes. Además de leer los etiquetados, con la finalidad de detectar las marcas que añaden soya, fécula de papa, maíz o chícharo, así como carragenina que aumenta la capacidad de retener agua.
Otro aspecto importante a revisar es que contengan la etiqueta TIF, (Tipo Inspección Federal), la cual es otorgada por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Social (Sader) a todos los productores de artículos cárnicos, como el jamón, las salchichas, el tocino, entre otros. Todas las marcas analizadas no tuvieron presencia de patógenos o microorganismos.
Si bien un sándwich o una torta con jamón es un refrigerio de rápida elaboración y fácil de transportar, Profeco recomienda que los menores de edad consuman frutas y verduras -frescas y de temporada-, beban agua natural o de fruta reducida en azúcares, además de que reduzcan la ingesta de carbohidratos y grasas.
0
0
0
s2smodern

Login Form